Entradas con la etiqueta ‘reiki ho’

Reiki aura

Los bodisatvas Manjusri (este), Nagavrksa (sur), y Darsaniya (oeste) tienen cada cual un libro símbolo que representa el  conocimiento y la sabiduría.
Según el sutra del Buda de la Sanación, Manjusri promete llevar el nombre del Buda de la Sanación a todos los seres sensibles y susurrárselos. También ha prometido hacer que su nombre se conozca en las diez direcciones. El carácter Hon parece incorporar la idea de estas promesas.

Símbolo de la Distancia de la señora Takata

Nombre e Intención
Una traducción literal del nombre del símbolo es: Esta (Hon) Persona (Sha) Correcta/Justamente (Ze) Corrige/Ajusta (Sho) Pensamientos/Sentimientos/Cuidados/Preocupaciones/Deseos (Nen). La promesa o intención de este símbolo es “El Buda en mí alcanza al Buda en ti para promover la Iluminación y la Paz”. El símbolo de Distancia reconoce que cada uno de nosotros contiene por igual la chispa de Dios o el potencial de budidad. También indica que no bien reconocemos que cada uno de nosotros es una parte de Dios, entonces nuestras relaciones pueden conducirse con iluminación y paz.

Energía Vital

La energía vital es conocida en muchas culturas alrededor del mundo y recibe muchos nombres. Probablemente, los que hoy nos resultan más familiares son el Prana de la India y el Chi (o Qi) de China, que son equivalentes al Ki de Japón. Dos populares métodos chinos para trabajar con la energía vital son el Tai Chi y el Qi Gong. Ambos poseen ejercicios para desarrollar, mantener, incrementar y manipular la energía vital en una persona.
La energía vital es la energía que sustenta la vida en una persona y los demás seres vivientes. Por lo tanto, si no hay energia vital no hay vida. Si no respiramos, bebemos o comemos eventual-mente, cesamos de vivir, por consiguiente la energía vital debe emanar de lo que respiramos, bebemos y comemos. En la India, el prana se entiende como el aliento y la respiración.
Creo que el Ki de Reiki proviene del aire que respiramos, del agua que bebemos y de la comida que ingerimos. Aire, agua y comida son los combustibles que el cuerpo convierte en energía.