Entradas con la etiqueta ‘pintura taoista’

El taoísmo chino y el misterio cotidiano de la rueda

El taoísmo chino establece una concepción análoga de los tres niveles de la realidad:
Lao Tsé en el Tao Te Ching habla del misterio cotidiano que es la rueda: “Treinta rayos convergen hacia el centro de una rueda, pero el vacío en el medio hace marchar al carro”. Sin el eje inmóvil nada se movería.
1. Posición
Sentarse en el suelo sobre una base cómoda y con las piernas flexionadas pero sin forzar.
También puede utilizarse una silla giratoria. La espalda debe estar recta, las manos descansan sobre las piernas, una encima de otra y con las palmas de las manos hacia arriba.
La respiración será tranquila y los ojos estarán cerrados.
2. Desarrollo
Las seis fases serán desarrolladas en no más de veinte minutos, dedicándole alrededor de tres minutos a cada una.
Partimos del centro y recorremos los cuatro puntos cardinales con la mente en esta secuencia: Centro, Norte, Este, Sur, Oeste, Centro.
Después de cada punto cardinal que terminamos hacemos una respiración profunda.
En cada uno de los puntos cardinales nos visualizamos según la edad que corresponda:
Centro (Fases 1 y 6): es el ámbito de la paz y la comprensión. Puede visualizarse como una luz dorada que irradia en todas las direcciones.
Norte (Fase 2): corresponde a la infancia y al descubrimiento del mundo.
Este (Fase 3): corresponde a la juventud y la búsqueda del mejor camino.
Sur (Fase 4): corresponde a la madurez. Se han realizado ya ciertos proyectos de vida y todavía estamos a tiempo de corregir errores o cambiar de orientación.
Oeste (Fase 5): corresponde a la ancianidad. La experiencia de la vida nos brinda serenidad y desprendimiento. Disfrutar de las cosas bellas y de los valores espirituales.