Entradas con la etiqueta ‘figuras buda’

Figuras Buda

Parecería que la iniciación del tercer nivel de Reiki no nos convierte en Maestros de Reiki sino que nos da permiso para ser Maestros de Reiki.

Reiki y el Buda de la Sanación

1. Coloca tus manos sobre tus ojos. Pronuncia tres veces: “Sólo por hoy, no enojarse”. (Lo que los ojos no ven el corazón no lo padece.)
2. Coloca tus manos sobre tus sienes. Pronuncia tres veces: “Sólo por hoy, no preocuparse”. (Las sienes se vinculan con el equilibrio de los lados pasivo y activo del cerebro, por lo tanto usar aquí este principio induce un equilibrio de los pensamientos y el pensar.)
3.  Coloca tus manos sobre el dorso de tu cabeza. Pronuncia tres veces: “Honra a tus padres, maestros y mayores”. (Este área de la cabeza se relaciona con la memoria ancestral.)
4.  Coloca tus manos sobre tu garganta. Pronuncia tres veces: “Gana tu vida honradamente”. (Este es el área de la comunicación.)
5. Coloca tus manos sobre tu pecho/corazón. Pronuncia tres veces: “Demostrar gratitud a todos los seres vivientes”. (Este es un área vinculado con el amor por otras personas y el amor hacia nosotros mismos.)

Alternativamente, puedes repetir simplemente los cinco principios en cada una de las doce posturas de manos durante tu auto-tratamiento diario. El uso de los principios en tus auto-tratamientos, u otros tratamientos Reiki, los envía como mensajes a todas las células del cuerpo.

Guardianes de las Diez Direcciones

Los Guardianes de las Diez Direcciones representan nuestras relaciones y las actitudes, inhibiciones y defensas que tenemos ante dichas relaciones. Cada uno de estos guardianes sostiene un espejo que refleja a la vez los aspectos negativos y positivos de la gente que encontramos y que también pueden hallarse en nosotros. Frases como “parece un trabajo duro”, “estoy aburrido”, “eso es muy difícil”, “no soy suficientemente brillante” o “nunca soy tomado en cuenta por alguien”, o “ando con dos pies izquierdos”, que a menudo son excusas de larga data, pueden actuar como guardianes que te impiden que encamines un talento o una oportunidad, o que tengas buenos vínculos con amigos y seres queridos. Cuando estos guardianes son sanados se convierten en: comprensión acertada, esfuerzo adecuado, mente plena, habla justa, acción corporal apropiada, vida correcta, concentración adecuada y concep-tualización adecuada.