Entradas con la etiqueta ‘feng shui prosperidad’

Logra armonía con Feng Shui

El baño nunca debe estar ubicado frente a la puerta de entrada al hogar, ya que toda la energía chi que entra por la misma, literalmente, se escurrirá.
Tampoco es conveniente que se encuentre directamente sobre esta apertura, ya que esta disposición puede “llamar” a los problemas económicos.
Para los expertos, la parte central del hogar, no es un lugar recomendable para el baño. Esto obedece a la creencia de que este punto debe ser el epicentro de la actividad hogareña. Si no quedara más remedio, es importante asegurarse de que cuente con una ventana que de al exterior para asegurar una correcta ventilación.
Nunca debe estar cerca o sobre la cocina. Cuando se da este caso, colocar en la parte externa de la puerta un espejo, para que toda la energía negativa sea desviada.
Con respecto a las dimensiones, debe ser lo suficientemente grande para ser funcional, pero no demasiado espacioso. Las paredes deben ser de un color pálido, para que la energía chi pueda desplazarse rápidamente a través de la habitación.
En lo posible, el inodoro (retrete), no debe ser visible desde la puerta. Lo ideal es que se ubique tras la misma y, en caso contrario, colocar una cortina o una planta para que no se visualice en forma directa al ingresar.
Las toallas y accesorios en color verde promueven la buena salud y ayudan a mejorar los procesos digestivos.
Los tonos azulados se asocian con los océanos, ríos y lagos. Esto hace que el agua fluya sin problemas y que se eviten los problemas en las cañerías; además, asegura un buen flujo de dinero.
El lavatorio, el inodoro (retrete) y la bañera son los lugares con mayor energía Yin. Para equilibrar este predominio, se aconseja colocar elementos con energía Yang, como, por ejemplo, velas, las cuales ayudan a añadir un toque de luminosidad al ambiente.
Mantener todos los desagües cubiertos y, en lo posible, procurar que el inodoro (retrete) permanezca con la tapa baja cuando no se
10 utiliza. Esto es muy importante, ya que si dejamos fluir el agua, también estaremos dejando ir nuestra buena suerte y dinero fuera del hogar.