Entradas con la etiqueta ‘federacion española de reiki’

Observación de las sensaciones en el reiki tradicional

Viene un pensamiento, se cruzó una imagen de algo que pasó en la calle y entonces, en vez de involucrarme en eso, lo observo como si fuera yo un espectador de la película que está pasando. Ni bien yo me pongo en observador del pensamiento propio, el pensamiento se va. Si lo observas, como de afuera, se disuelve. Como si fuera una tensión, estás dando Reiki y tenes una tensión, entonces observala y la tensión se va. En el caso de los pensamientos, ni bien los observas, se diluyen porque no existen como tales, no son una cosa material, no pueden interferirte en lo que estés haciendo, sea en esto o sea en cualquier otra cosa.

En pequeña escala, esa es una forma de meditación, a través de la observación de las sensaciones que te van surgiendo. Por ejemplo, yo estoy dándome reiki tradicional y en vez de concentrarme en los símbolos me concentro en las sensaciones, observo lo que siento, en las palmas, después observo lo que siente mi cuerpo, por ahí mi cuerpo empieza a sentir enojo, observo el enojo, y se va el enojo, observo la envidia y se va.

Sanar el poropio metro cuadrado

No hay que proponerse metas demasiado amplias, como querer sanar el planeta. Para querer sanar el planeta primero hay que preguntarse cómo anda tu metro cuadrado. Si cada uno hace lo mismo, con eso se sana el planeta. Cuando uno quiere abarcar más de lo que puede, lo que logra es frustrarse, porque uno ahí está poniendo su voluntad y sus ganas y más que nada, la necesidad de decir: Bueno, yo he logrado tal o cual cosa. Es proponerse prestar un servicio que uno no puede prestar o que el otro no quiere recibir. Yo puedo hacer una campaña por la no violencia, ir por la calle gritando desde una camioneta: Basta de violencia. Con todo respeto, eso me parece muy absurdo porque tal cosa no se hace por decreto. El tema pasa por muchos factores, uno de los cuales es la persona; la violencia está acá adentro, no está en la calle, está dentro del individuo.

Uno, a veces tiene muchas reacciones violentas, sin ser una persona que lleva una ametralladora por la calle. No debe abarcar más allá de lo que pueda no es sólo por eso, porque poder se puede hacer todo pero si yo gasto mi energía en tirar cañonazos o un balde de agua en un incendio, no va. Prefiero decir, vamos a ver si podemos salvar algo. Y eso no es conformismo, es simplemente ir dando un paso y logrando algo. Cuando logro algo chiquito me afirmo, cuando trato de lograr cosas grandes, a veces es un saboteo que me hago a mí mismo para no lograr absolutamente nada y convencerme de que yo soy una víctima, que nadie me entiende, que estoy trabajando para todo el mundo y nadie me devuelve nada, etc. Hay muchos factores. Entonces, dar pasos muy chiquitos. Así nos vamos sintiendo más seguros.