Entradas con la etiqueta ‘cuantos chakras tenemos’

Aura chakras y el cuerpo de luz

Varios aura-chakras que no se relacionan directamente con el aura pero tienen influencia sobre ella, son parte del Cuerpo de Luz. Ya que bindu y nita tienen una alta frecuencia su acceso cotidiano no es posible para la mayoría de las personas. Los ejercicios espirituales específicos como el Reiki del Arco Iris trabajando con el Cuerpo de Luz, crean un puente de arco iris y hacia éstos y otros órganos de alta frecuencia. El Cuerpo de Luz está organizado por medio de Aura chakras.

Estos no se encuentran ubicados en una posición fija, sino que se mueven permanentemente en el cuerpo, siguiendo un camino oscilante semejante a un círculo. Junto con el segundo, cuarto y sexto j chakra, éstos son fundamentales para trabajar con el Cuerpo de Luz ya que por medio de los mismos podemos relacionarnos directamente con esta parte de nuestro sistema energético, pues constituyen un puente entre el ser físico y el espiritual.

Octavo chakra y las funciones de Nita chakra

Se sitúa a dos anchos de mano del octavo chakra, y comparte con éste el estar conectado a los Montes Sagrados. Sus funciones son:
Desarrollar la comprensión de las acciones mágicas como un modo de liberar kanna en la vida cotidiana. • Comprender que estamos ligados a vidas paralelas y aprender a usar las intuiciones que ellas nos dan.
Desarrollar la habilidad de actuar en armonía con las influencias astrológicas.
Desarrollar nuestra sabiduría para entender la naturaleza divina de las personas, animales, plantas y minerales.

El séptimo y el octavo chakra reciben sus órdenes y algunos tipos de energía de los Montes Sagrados. Estos patrones espirituales secretos están organizados de acuerdo con nuestros patrones astrológicos de encamación. Cuando . alguien muere, su energía se almacena en los Montes sagrados para luego volver a desarrollarse en la próxima encamación. Cuatro corrientes relacionadas con los cuatro elementos, la situación astrológica de la encarnación, y la visión del ser que deberá desarrollarse, fluyen de los Montes hacia el nuevo cuerpo material. Estas cuatro comentes están custodiadas por los Dragones de Luz, quienes se aseguran que la persona no se desvíe de su camino espiritual mientras encama.