Entradas con la etiqueta ‘buda zen’

Reiki y el Buda de la Saltación

Estos tres bloques de caracteres indican que el símbotodt Distancia es una herramienta para apoyar el proceso de medte ción. Señalan que el símbolo de Distancia puede usarse como da para la recuperación de recuerdos, asegurando que tales tí cuerdos son verdaderos y no deseos racionalizados. Más importante aún, estos caracteres muestran que el símbolo de Distará asegura que la sanación a distancia es enviada con bondad y benevolencia desde el corazón, sin falsos conceptos.

Sólo por hoy, no enojarse— (Buda Aksobhya-Este-Azul)

El buda Aksobhya prometió que cuando alcanzase la iluminación nunca más se enojaría de nuevo, de allí que se lo conozca como el Buda Imperturbable. Esto parece indicar que los principios Reiki actúan como las promesas de un buda y si practicamos este principio durante un tiempo suficientemente largo, como el buda Aksobhya, no nos enojaremos sino que permaneceremos imperturbables. Esta práctica debe efectuarse sobre una base diaria. Esbozar planes para hacer algo durante una semana, un mes, un año o más tiempo lleva a menudo a la dilación y el fracaso. “Sólo por hoy” significa hacer algo un día por vez: un método de éxito más viable. Volverse consciente cada día de cuándo te enojas, qué detona tu ira y qué te permite parar de estar enojado puede hacerse tomando nota del modo en que tu cuerpo reacciona ante la ira. Una vez que tomas conciencia de lo que te causa enojo puedes entonces observar qué causa el surgimiento de tu ira en primer lugar. Se dice que la ira destruye todo mérito que hayamos logrado.

Diez Direcciones

En el budismo, las diez direcciones son reconocidas como: este, sur, oeste, norte y sudeste, sudoeste, noreste, noroeste así como arriba (cénit) y abajo (nadir). Cada dirección tiene un buda y un guardián. Las diez direcciones indican un “lugar”. Estar en el “lugar adecuado” y a la “hora correcta” es un elemento importante de nuestra salud y felicidad.

Budas de las Diez Direcciones

Un mándala puede representar la vida de una persona, una energía o una travesía espiritual. El Buda en el centro del mándala simboliza la esencia pura de tal persona, energía o viaje. Efectivamente esto significa que cada uno de nosotros es un buda y que nuestro trayecto a través de la vida desde el nacimiento a la muerte es un mándala. Por lo tanto, los Budas de las Diez Direcciones representan a toda aquella gente con la que entramos en contacto cada día y durante nuestra vida. Toda persona alberga la capacidad de convertirse en un buda. En occidente, esto equivale a reconocer a Dios en cada uno de nosotros y es un modo de honrar a toda persona que conozcamos.