Archivo de la categoría ‘terapia de polaridad’

Postura de la silla para ejercicio de polaridad

Postura de la silla: después de flexionar las rodillas, apoyar las palmas sobre ellas. Llevar el hombro izquierdo hacia la rodilla derecha, al mismo tiempo que por encima del hombro se mira la rodilla izquierda. Repetir del otro lado (torsión).Variación: la cabeza puede acompañar la torsión mirando hacia atrás. Así se fortalecen las piernas y muslos, y se bera la pelvis y la zona lumbar.

Estiramiento de columna

Estiramiento de columna: colocar las plantas de los pies bien apoyadas en el piso, separadas con la distancia del ancho de los hombros. Llevar la pelvis lo más cerca del piso (sin tocarlo); apoyar la mano derecha sobre la base del cráneo y luego la mano izquierda por encima de la derecha. Una vez alcanzada la posición, realizar un balanceo hacia los lados. Esta postura libera y equilibra la energía de la pelvis, facilita la eliminación de gases, equilibra estados de estreñimiento, elonga la columna vertebral, estimula la descarga de tensiones, estira todo el cuerpo y facilita la calma mental.

Ejercicios para terapia de polaridad

Ejercicios polaridad: los siguientes ejercicios consisten en una serie de fáciles posturas de estiramiento, basadas en el principio de estimular y liberar el flujo de energía. Se recomienda una práctica regular con una duración de 2 a 3 minutos cada uno. Para realizar la postura de cuclillas se necesitan dos almohadones, si es que los talones no se apoyan en el piso. Es preferible realizar la rutina sin calzado y nunca después de comer.

Terapia de polaridad

La Terapia de Polaridad trabaja con una técnica de dirección y aumento de la intensidad de las corrientes energéticas que hay en el cuerpo a través de manipulaciones, ejercicios físicos y de respiración, una dieta adecuada, un modo de vida sano y el poder positivo de la mente (pensamientos). Se realiza colocando las manos sobre dos áreas distintas del cuerpo, para así re-dirigir la energía hacia el lugar donde se necesita. Estas corrientes se recrean por la unión de dos polaridades diferentes una positiva y otra negativa que fluyen por todo el organismo. Dicho de otra manera, la clave para estar sano es que en el cuerpo circule energía vital, o prana. Esta es la base de todas las artes curativas antiguas, y la Terapia de Polaridad sigue este principio usando nuestras manos como baterías que crean un flujo de energía sanadora.

Como se trata de una terapia de extremos, su objetivo es lograr un equilibrio energético global. Por tanto, sus virtudes son inmensasporque pennite trabajar sobre todas las zonas del organismo,favoreciendo el buen funcionamiento de sus órganos y sistemas. ¿Cómo lo hace? Al colocar las manos sobre un cuerpo, se está cortando un imán por la mitad, dejando por un lado zonas positivas (las más elevadas, cercanas a la cabeza), y por el otro zonas negativas (las más bajas). Los lugares neutros incluyen todas las articulaciones, el ombligo, los chakras y una línea vertical que hay en el cuerpo. Para desbloquear un área determinada, hay que unirla con la articulación más próxima o el ombligo, colocando una mano o dedo sobre cada lugar.