Archivo de la categoría ‘Panteón del Buda de la Sanación’

Budas Pasados

Se cree que los Budas Pasados, que suman 53, evolucionaron desde los veinticuatro nombres sagrados de Dios. En su libro Evidencia literaria del arte budista primitivo en China, Alexander So-per sostiene que estos budas no pueden explicarse en el tiempo ni en el espacio, pero que son importantes y son una fuente del más elevado poder.
Debido a su capacidad para “despertar e iluminar” los 53 Budas Pasados pueden impartir el conocimiento iniciático que es esencial para el avance de una travesía espiritual. Otro papel de los Budas Pasados es asistirte para que conozcas a la gente adecuada (otros budas) que te ayudarán en tu marcha espiritual; y para que estés disponible en el momento y lugar apropiados para ayudar a otros en su trayectoria. Ellos te ayudarán a permanecer positivo y eliminarán las obstrucciones de tu vida causadas por fallas como la injuria, la desobediencia y la insubordinación.
que los 53 Budas Pasados han preservado durante empo el conocimiento del budismo hasta que Sakya-muni se convirtió en Buda. El nombre del 34° Buda Pasado es también el nombre del símbolo de Maestría Reiki y, por lo tanto, creo que es el portador del conocimiento de Reiki.

Dainichi Vairocana

Dainichi es el nombre japonés de Vairocana (Gran Sol) que constituye la figura central del budismo esotérico. Este buda representa a nuestro buda interior -nuestro núcleo central- la fuerza creativa del universo que puede hallarse dentro de cada uno de nosotros, a menudo conocida en occidente como “nuestra luz intrínseca de Dios”. Dainichi es identificado con la iluminación y la mente iluminada, y es mencionado a veces como el “Gran Iluminador”. Es una idealización de la verdad universal así como constituye la ley del universo. Se dice que todas las cosas del universo corresponden a este buda. Dainichi es el punto desde el cual se manifiestan todas las formas y al cual retornan todas las cosas. Visto en el centro del mándala, Dainichi representa el momento de integración e iluminación. Dainichi también representa la luz del alma o la esencia pura de una persona.

Guardianes de las Diez Direcciones

Los Guardianes de las Diez Direcciones representan nuestras relaciones y las actitudes, inhibiciones y defensas que tenemos ante dichas relaciones. Cada uno de estos guardianes sostiene un espejo que refleja a la vez los aspectos negativos y positivos de la gente que encontramos y que también pueden hallarse en nosotros. Frases como “parece un trabajo duro”, “estoy aburrido”, “eso es muy difícil”, “no soy suficientemente brillante” o “nunca soy tomado en cuenta por alguien”, o “ando con dos pies izquierdos”, que a menudo son excusas de larga data, pueden actuar como guardianes que te impiden que encamines un talento o una oportunidad, o que tengas buenos vínculos con amigos y seres queridos. Cuando estos guardianes son sanados se convierten en: comprensión acertada, esfuerzo adecuado, mente plena, habla justa, acción corporal apropiada, vida correcta, concentración adecuada y concep-tualización adecuada.

Diez Direcciones

En el budismo, las diez direcciones son reconocidas como: este, sur, oeste, norte y sudeste, sudoeste, noreste, noroeste así como arriba (cénit) y abajo (nadir). Cada dirección tiene un buda y un guardián. Las diez direcciones indican un “lugar”. Estar en el “lugar adecuado” y a la “hora correcta” es un elemento importante de nuestra salud y felicidad.

Budas de las Diez Direcciones

Un mándala puede representar la vida de una persona, una energía o una travesía espiritual. El Buda en el centro del mándala simboliza la esencia pura de tal persona, energía o viaje. Efectivamente esto significa que cada uno de nosotros es un buda y que nuestro trayecto a través de la vida desde el nacimiento a la muerte es un mándala. Por lo tanto, los Budas de las Diez Direcciones representan a toda aquella gente con la que entramos en contacto cada día y durante nuestra vida. Toda persona alberga la capacidad de convertirse en un buda. En occidente, esto equivale a reconocer a Dios en cada uno de nosotros y es un modo de honrar a toda persona que conozcamos.

Los 12 generales Yaksha

Los 12 generales Yaksha (tiempo) más las 10 direcciones (lugar) aseguran que estés en el lugar adecuado a la hora correcta, de modo que no te topes con una muerte prematura, descrita en los sutras del Buda de la Sanación como causada por:
1. Enfermedad no tratada; o medicina errada dada para una enfermedad; o enfermedad tratada por brujería.
2. Ejecución según las leyes reinantes.
3. Persona que va a excursiones de cacería o placer y se involucra en libertinaje o ebriedad (ej. conducir borracho).
4. Muerte por fuego.
5. Ahogarse.
6. Ser devorado por bestias salvajes.
7. Caer al precipicio de una montaña.
8. Daño de hierbas venenosas, hechizos perversos, sortilegios mágicos.
9. Inanición y deshidratacíón.
Estas muertes pueden ser literales o simbolizar las variadas actitudes que pueden causar la muerte. Por ejemplo, “caer desde el pico de una montaña” representa una muerte causada por la pérdida del rostro, la vergüenza o la pérdida del orgullo, en tanto “inanición y deshidratación” representa capacidades, talentos y cosas así que no se satisfacen ni se realizan. Los generales Yaksha también son conocidos como “espíritus naturales” y simbolizan nuestra naturaleza innata, espíritu natural, inclinaciones naturales, talentos y potenciales.
Los 12 generales Yaksha prometían beneficiar y enriquecer a todos los seres sensibles y brindarles paz y alegría sin importar su residencia. Esto parece ser parte de lo que permite que Reiki sea enviado como sanación a distancia sin importar dónde se encuentre la persona. Una grafía kanji para el tiempo, representado por los generales Yaksha, puede hallarse en el símbolo de Reiki a distancia. Ellos también prometían que todos los deseos serían colmados si una persona adhería, respetaba y adoraba al Buda de la Sanación. Creo que sustentar como sagrados los símbolos Reiki es un modo de reverenciar al Buda de la Sanación.

Doce Generales Yaksha

El tiempo es uno de los grandes sanadores. Los ciclos del sol y de la luna son maneras de simbolizar el tiempo en nuestro mundo, o sea: luna = mes y sol = año = 12 meses. Los doce generales Yaksha representan al tiempo. Aparecen en el mándala de 51 pliegues del Buda de la Sanación en conjunción con los guardianes de las Diez Direcciones, que representan el lugar, simbolizando que tiempo y lugar se hallan en armonía.
En una ocasión en los sutras se afirmó que cada general tenía 7.000 soldados pero más tarde se sostuvo que cada general tenía 84.000 soldados. Los números parecen representar años, así como las diez direcciones y los cien mundos de Buda. Por ejemplo:
7 años x 12 meses – 84 meses
Añadan las diez direcciones
7 años x 10 direcciones = 70 (lapso de vida asignado a una persona) x 12 = 840 meses
Añadan los cien mundos (representando el número de viajes de una vida) y el resultado es:
(7 años x 10 direcciones x 100 mundos) = 7.000 x 12 = 84.000
Setenta años simboliza la longitud de la vida de una persona. Los doce generales Yaksha prometen proteger a la gente que cree en el Buda de la Sanación, sin importar donde se encuentren, y aseguran que vivan su tiempo de vida asignado. El número 7.000 puede ser interpretado también como los siete pasos activos del manda-la en los tres niveles, físico, mental/emocional y espiritual, y por lo tanto podrían significar que las promesas de los generales Yaks-ha penetren los tres niveles del mándala.

Bodisatvas de la Luz Solar y la Luz Lunar

Inglés             Luz Solar           Luz Lunar

Sánscrito        Suryaprabha      Candraprabha

Japonés               Nikko                  Gakko

También conocidos como Radiancia Solar y Radiancia Lunar, los bodisatvas de la luz solar y la luz lunar son los guardianes de la Ley Correcta del Buda de la Sanación. Las Leyes Correctas representan las leyes naturales del universo; por lo tanto, la Ley Correcta del Buda de la Sanación es la ley natural de la energía sanadora del universo, las leyes inmutables referidas a la energía sanadora.
Estos dos son los principales bodisatvas del Buda de la Sanación porque la Luz Solar (positiva) y la Luz Lunar (negativa), en conjun-Buda de la Sanación (neutral), forman una trinidad. Sus caracteres japoneses pueden hallarse dentro del símbolo de Maestro de Reiki. Esotéricamente, la luz del sol simboliza la energía luminosa del universo: toda la luz del universo, ya sea que provenga de un sol, una estrella o una luna, es luz solar o luz proveniente de un sol. La luz del sol es caliente y, por lo tanto, se considera activa y positiva, mientras que la luz lunar es fría, y por lo tanto pasiva y negativa.
En el budismo, la Luz Solar significa Sabiduría Suprema y la Luz Lunar significa Compasión Suprema. Ambas son de igual importancia. La sabiduría sin compasión es conocimiento sin comprensión, y la compasión sin sabiduría es conducta insensata.
Una de las mayores funciones de estos bodisatvas es evitar que la energía sanadora sea utilizada para el mal. Si alguien tratara de enviar intenciones malignas/negativas hacia alguien utilizando energía sanadora (Reiki), estos bodisatvas prometen revertir la energía de modo que regrese a quien la envía para curarlo primero. Una vez que esto ha ocurrido, la energía será enviada a la persona proyectada y la sanará del mismo modo. Estos bodisatvas asegurarán entonces que se sane la relación entre las dos personas involucradas. El concepto parece acompañar la idea de que Reiki sana primero al practicante antes de fluir hacia el receptor durante un tratamiento Reiki o una sanación a distancia.
En oriente, la mano derecha es conocida como mano solar y la mano izquierda se conoce como mano lunar, de modo que puede asumirse que la luz solar y la luz lunar también simbolizan radiancia (luz) proveniente de las manos derecha e izquierda.

Mándala

Un mándala es siempre trabajado desde afuera hacia el centro, de modo que un programa Reiki que utilice bodisatvas debería comenzar con los cuatro guardianes de los portales y penetrar hacia el centro del mándala. Como cada familia es un mándala y por lo tanto una energía completa en si misma, el estudiante está obligado a “saltar” de una familia (energía) a la siguiente. Ese salto se efectúa durante una iniciación. En Occidente, las iniciaciones de bodisatvas no son hechas por Maestros de Reiki. Las iniciaciones de algunos bodisatvas se obtienen de lamas tibetanos que a menudo visitan los monasterios budistas occidentales. Muchos de estos lamas trabajan con las energías del buda Amitaba e iniciarán a la gente en las energía de Manjusri (Gloria Gentil), Maitreya (Bondad Amorosa), Vajrapani (Rayo en las manos) y Tara Verde.
El concepto de familias de bodisatvas parece basarse en la idea de que nuestras actitudes mentales y emociones poseen un número de componentes que se constituyen como una unidad similar a la de una unidad familiar También como una unidad familiar, puede ocurrir que no se lleven muy bien entre si. El objetivo de la sanación en el segundo nivel del mándala es asegurar que estas familias de actitudes y emociones trabajen juntas como una unidad en armonía y benefician a la persona involucrada. De ahí que uno de los votos de los bodisatvas sea “asegurar felicidad y buena fortuna a todos los seres vivos”.
La otra cosa notoria en estas familias es que para ingresar a ellas debes pasar primero por el portero y luego por el guardián, lo cual puede explicar por qué a veces resulta difícil que abordes tus actitudes y emociones: cuando has encontrado la contraseña que te permite atravesar al portero, te encuentras con el guardián, que no te dejará pasar a menos que tengas la llave exacta. Cuando dejas atrás al guardián, ingresas al área donde se anidan tus pensamientos/actitudes y emociones, y que cuando trabajas para tu bien más elevado, se conocen como bodisatvas, lo cual significa Seres Iluminados.
Ha sido imposible descubrir todas las familias de bodisatvas que están retratadas en el mándala del Buda de la Sanación. Esta información probablemente tiene que esperar hasta que alguien traduzca al inglés los sastras y comentarios de los sutras del Buda de la Sanación que suelen hallarse en los antiguos monasterios budistas de Japón.

Familias de Bodisatvas

Un bodisatva es un “Ser Iluminado” y se encuentra en el segundo nivel de un mándala. Aparte de Manjusri (Gloria Gentil) y de Avalokitesvara (Observador de los Gritos del Mundo), cada uno de los bodisatvas mostrado en el mándala del Buda de la Sanación es líder de una familia. Combinadas, estas familias configuran la energía del segundo nivel del mándala. Cada familia cuenta con 37 seres que representan las 37 naturalezas o componentes que son accesorios de la sanación y ta iluminación. Las 37 naturalezas incluyen 4 guardianes de portales. 8 diosas, 8 direcciones, 16 bodisatvas y 1 líder. Cada familia representa un mes lu~ nar = o sea, 29 días (las 8 diosas se cuentan como una y se evo-tan durante una iniciación. El líder único representa a todos los miembros de la familia de bodisatvas unificándose como una única energía y no son contados). Ser el líder de una familia también indica que son bodisatvas del décimo nivel: eso indica que han alcanzado la iluminación. Creo que todo número en los sutras es importante y actúa como indicador de otra información. El cero representa un viaje completo. Dentro de cada mándala hay tres viajes representados por los primeros tres circuios del mándala, por lo tanto 36.000 bodisatvas significan 36 entidades de un mándala que representa una familia de bodisatvas. Estas familias de bodisatvas eran probablemente tan corrientes para los primeros budistas que no era necesario dar plenas explicaciones sobre ellas en el sutra del Buda de la Sanación, pero hoy resulta difícil descubrir quién y cuál es cada familia, y cómo trabajar con ellas. El “Portador del Rayo” de la familia, también conocida familia del Vajra o Diamante. es descrito como un mándala en el volumen I de Budismo indo-ti-betano. Hay un mándala similar en la familia del monte Meru en ¿os tontras budistas.

Buda de la Sanación

En tos sutras del Buda de la Sanación no se menciona una Gran Madre Diosa, sin embargo en el Sutra sobre los méritos de los votos fundamentales de ios siete budas de h radiancia lapislázuli, Maestros de la Soñación, que puede hallarse en El Buda Sanador de Raoul Birnbaum, la octava deidad mencionada es Vajiadara. Aunque se lo menciona como bodisatva, Vajradara significa Rey del Rayo y como rey pertenece al tercer nivel de un mándala. En las pinturas, Vajradara es azul oscuro, el color de la sección oriental (femenina) del mándala, y se dice que está tan perdido en la meditación divina que no se involucra directamente en los asuntos de los seres sensibles. Esto parece indicar que Vajradara es pasivo y por lo tanto, como Avalokitesvara, puede tener una versión femenina en China y Japón. En el Tibet esta versión parece ser la Gran Madre, Yum-chen-mo. En el sutra, Vajradara promete responder preguntas, hablarle a la gente en sueños y hacer que se cumplan los deseos.