Archivo de la categoría ‘La Fe’

La tierra prometida soñada

Hacer de este rincón del Planeta a veces desolado pero nunca vencido, otras esperanzado pero nunca realizado plenamente “El” lugar donde queremos vivir los próximos 1000 años. Vivir nosotros y todos aquellos que compartan la visión, no de tierra prometida y generosa por su abundancia, sino de Tierra donde la creatividad tiene espacio y donde los modelos a explorar ya no sean modelos pensados lejos de acá, con una cultura y un pasado distinto, en otra realidad. Ni tampoco modelos diseñados sobre la base de ideologías, tan antiguas y perimidas como el pensamiento lineal.

El modelo de Reiki abreva en las fuentes de: los antiguos habitantes de estas tierras, antes de ser colonizados. No para copiarlos hoy es imposible sino para ponernos en línea con sus motivaciones profundas, y descubrir que no estamos tan lejos de construir un presente pleno, feliz, próspero, profundo y fascinante para todos, también acá; rescata también conocimientos de los pueblos orientales, pero no de su cultura actual contaminada, sino de su sabiduría primigenia. Ser de acá no es usar bombachas de campo o ponchos. No es lo exterior lo que nos distingue: es la sabiduría interior lo que nos da sustancia, basamento y fuerza para crear y vivir. Esa energía personal, interna, es la que debe ponerse en marcha.

La fe sobre las teorías históricas

De que el mundo, más que ser lógico, se siente. De que el afecto puede más que los planteos intelectuales o racionales. De que la realidad está en movimiento y no es estable. De que, más que nada, amamos la sabiduría y preferimos la contemplación del paisaje al mero conocer intelectual. Sabemos que la emoción predomina sobre la razón. Que lo nuestro viene de adentro y no se basa en el afuera del saber científico. Que el corazón es más que la mente. Y que el modo en que se hace algo es más importante que el hecho de hacerlo. Que la Verdad y la Fe están por sobre todas las teorías históricas. Y, finalmente, que las soluciones se encuentran adentro y no afuera.

En nuestra fascinación actual por las técnicas orientales más antiguas, en nuestra fácil adaptación a ellas, está cumpliéndose una parte de la búsqueda de todos los habitantes de nuestra América Interior: el reencuentro con nuestras propias raíces. La intuición de muchos no anda tan lejos. En mi visión del Reiki tenemos hoy la oportunidad de fusionar el conocimiento más profundo de nuestras culturas ancestrales, junto con las sabidurías orientales. Refundar nuestras tierras (nuestro continente) a partir de esta visión, nos dará la oportunidad de concretar nuestros ideales de habitantes de acá: un mundo solidario, hermanado, respetuoso de la Naturaleza, no conquistador ni agresivo. Tal cual como somos, en esencia, los habitantes de aca.