Archivo de la categoría ‘Kyudo’

¿Se puede, teniendo hábitos poco saludables, practicar Kyudo?

Hace unos años atrás se despertó una gran polémica porque las empresas tabacaleras realizaban publicidades que incitaban al hábito de fumar en actividades deportivas. Hay que caer en la realidad y dejar de pensar que nuestra vida funciona como un comercial publicitario.
Si se busca el correcto camino, el correcto actuar y el correcto pensar, así como el equilibrio entre la mente, el cuerpo y el espíritu, es una contradicción tener malos hábitos y querer practicar cualquier disciplina que exija un esfuerzo físico. Si bien es cierto que hay personas que creen que esto último es posible, no están reparando en el daño que se producen a sí mismos; no existe el estado de conciencia adecuado.
Pasada la preparatoria, donde se trabaja con el tiro al vacío, es decir, sin mato o blanco y con un tope de mil disparos, la presentación del examen dura un día completo, desde las 7:30 hasta las 19:00 aproximadamente, con un receso de una hora para almorzar.

El examen consta de cuatro instancias eliminatorias: la primera y la segunda, escrita y oral consecutivamente; las tercera y cuarta, que son prácticas. Primero, se realiza un tiro en conjunto con seis arqueros en el cual debe llevarse a cabo el ceremonial de la escuela Ogasawara. Finalmente, la cuarta instancia es un tiro individual, en el que el ¡te o arquero debe enfrentarse solo con el mato. Durante esta última etapa, los once maestros evalúan el porte, la mirada, la serenidad, los tiempos respiratorios, todo tu Ser.

Los exámenes de Kyudo

Dentro de la línea deportiva, el practicante puede ser examinado hasta dos veces al año para obtener nuevas categorías o danés. Así es que vemos jóvenes, de no más de treinta años, con cinco o seis danés rendidos. Por otra parte, se puede rendir en otros países en presencia de algún maestro de alguna escuela universitaria que ha sido invitado a algún dojo de Occidente. Las posibilidades de rendir bien un dan se acrecientan cuando la observación está en manos de uno o, a lo sumo, dos maestros.

En la senda tradicional meditativa, en cambio, se exige una distancia temporal de varios años de seguimiento y práctica para poder presentarse a una nueva fecha. Si bien el resultado del disparo es importante en este tipo de evaluaciones, en las dos repeticiones del sha-ho hasetsu que se evalúan, se tienen además en observación la etiqueta del ceremonial, la elegancia y la profundidad de su ejecución.
Las mesas examinadoras intimidan, ya que hay en ellas un jurado conformado por once o más maestros que son octavos a décimos danés y, entre los cuales, el más joven cuenta con más de sesenta años. Definitivamente, las condiciones de evaluación son altamente exigentes y es posible que un seguidor deba presentarse en más de una ocasión para obtener un grado de calificación superior.

Arquero Zen

Gracias al control mental que adquiere el arquero zen, éste supera los miedos, las inconsistencias, las inseguridades y otras sensaciones. Logra una armonía interior entre el inconsciente y el consciente. Este medio de conexión es denominado Vacío o Muga. La práctica del kyudo equilibra el organismo: fortalece los músculos y tendones corporales, incrementa la capacidad respiratoria y el ritmo cardíaco, modifica posturas inapropiadas, aumenta la elasticidad, entre otros aportes de la técnica.

El Kyudo como Deporte

A diferencia de otros deportes, el aprendiz dispara la flecha sin importar si acierta o no en el blanco. Lo fundamental para el kyudo es la fuerza o espíritu con que se realiza el tiro. Para llegar a esta instancia, el arquero debe adquirir control, dominio e, incluso, libertad de sí mismo. El único blanco que el practicante quiere alcanzar se haya en su interior: las emociones, pensamientos y sentimientos.

Practica Kyudo

Para realizar la ejercitación, el arquero utiliza como prenda de vestir un kimono y la conocida falda pantalón, que también se usa en la disciplina del Aikido y el Kendo. Es importante que el practicante aprenda a concentrar la energía (Ki) en la región del Hará, ubicado cuatro dedos bajo el ombligo.

Kyudo

Si bien en sus orígenes se relacionó con la guerra, actualmente está muy lejos de ese concepto: es considerado un arte o un acto ritual. Es que, en esta disciplina, la realización se encuentra en el interior del practicante llamado arquero y no así en el exterior. Hoy en día existen varias escuelas, tanto en Occidente como en Oriente, que mantienen el sentido tradicional del Kyudo, pero que presentan diferentes características y distintos estilos. Estas están orientadas principalmente hacia la práctica del Zen.