Archivo de la categoría ‘Estado Espiritual’

Tres estados espirituales

Es necesario entender las diferencias que existen en todo estado espiritual, teniendo en cuenta la influencia negativa o positiva en nuestra vida y, además, el misterio que rodea cada estado. El espíritu es lo que debemos perfeccionar a través de un camino claro, con moral, disciplina y honestidad, sembrando siempre el bien, ayudando al que nos necesita. El alma, por su parte, es lo que da vida a nuestra materia y, a través del espíritu, nos lleva por un camino de felicidad o infelicidad. El karma es el otro estado. Un proceso que casi todo ser humano debe corregir a través de la fe y el amor a Dios. El diálogo entre la fe y la persona es esencial. Un diálogo sincero, honesto y positivo para que la persona evolucione y pueda ser feliz con los suyos, en la construcción de un mundo mejor.
El karma es, además, el componente que tenemos en el alma de procesos de otras vidas. Representa el estado de perfeccionamiento que todos, bien o mal, tenemos que pagar.

El cambio y la mente positiva

Uno se pregunta si podemos cambiar nuestras mentes. O si podemos desarrollar esa mente positiva. Las respuesta es, sin duda, sí; y la razón es muy simple: la mente no tiene forma; incluso la materia física parece una especie de masa de goma difícil de controlar, ¿no? Es demasiado flexible. La mente también parece, a todas luces, difícil de controlar. Pero, al mismo tiempo, si se hace un esfuerzo constante, conforme pase el tiempo, se percibirá el cambio.

Equilibrio de lo espiritual y lo material

Equilibrio espiritual: existen dos tipos de satisfacción o felicidad: una, sobre todo, a partir de la paz mental; la otra sería la del confort físico. Así, obviamente, el desarrollo material brinda confort físico y, a través de ello, se puede ver o conseguir algún tipo de satisfacción mental, que proviene en esencia de la actitud mental. De las dos, la satisfacción mental -que procede de la actitud mental en estado puro- es más fuerte, es superior. Por lo tanto, no hay motivo para obviar esa parte de nuestra experiencia.

La liberación y salvación

La liberación o la salvación significan liberarse de ataduras. Los seres están presos en una trampa y sujetos al karma y a la apariencia. Cuando la insatisfacción resultante de las ataduras del karma y la apariencia -o el estado de insatisfacción que se experimenta debido a las influencias relacionadas con ellos- se erradica y se tranquiliza, uno mora en el estado conocido como liberación. Es verdad que varias escuelas de pensamiento budista difieren en la explicación de la verdadera naturaleza e importancia del ténnino liberación. Sin embargo, a grosso modo, puede interpretarse como la destrucción o la liberación de la insatisfacción y sus causas, originadas por el karma individual y sus influencias dominantes.

Salud mental y espiritual

Al margen de su base filosófica, cualquier religión del mundo se sustenta sobre el precepto primero y primordial de renuncia al egoísmo y de servicio al prójimo. Por desgracia, algunas veces, en nombre de la religión, las personas han provocado más disputas que consensos. Los practicantes de los diferentes credos deben asumir que cada tradición religiosa atesora inmensos valores intrínsecos que son medios de proporcionar salud mental y espiritual.

Descalzos por la vida

Luego de andar todo el día con los pies encerrados y atrapados en los zapatos (esas duras estructuras como barcazas -en el caso de los hombres- o esos caprichosos objetos anchos donde el pie es angosto, y angostos donde el pie es ancho —el caso de las mujeres-), ¿existe mayor placer que estar descalzos y disfrutar esa sensación de alivio y libertad? Pues bien, además esto es un eficaz acto preventivo y curativo. Tome nota:

_Fortalece la musculatura de los pies
_Previene infecciones
_Flexibiliza las venas
_Activa la circulación general

¿Cómo obtener estos beneficios? Tan solo caminando descalzos sobre tierra, césped o arena de 15 a 25 minutos diarios, lo cual además le devolverá la estabilidad, la solidez y el equilibrio, volviendo a conectarlo con el sentido sagrado de la vida.

Conceptos de alma y cuerpo

Hay uno en el que está propiamente el espíritu y el alma, que es el estamento de los amos, y sobre todo de los intelectuales, de los filósofos, y la materia está del lado de los esclavos o de aquellos que están en el trabajo de la tierra o artesanal. En sociedades más primitivas, como aquella en la que se escribe la Biblia, no existían todavía estos estamentos así separados, sino que existían las tribus, donde no había estamentos, solo había, sí, liderazgos. Entonces los conceptos de alma y cuerpo no existen allí como cosas separadas, el ser humano es siempre una totalidad…

Alma y espiritu

Alma y espiritu: sí lo que decía San Agustín. Bueno, en nuestra cultura estos conceptos fueron acuñados por los filósofos griegos. De hecho las definiciones que elaboraron esos filósofos son las que han perdurado culturalmente. Y de esa manera nosotros leemos también el texto fundamental del cristianismo, que es la Biblia: con las anteojeras de las categorías elaboradas por los griegos.

Y con eso transformamos conceptos que en la Biblia están originalmente expresados de una manera diferente. Pasa lo siguiente: cuando la sociedad griega elabora el concepto de alma, y el concepto de espíritu como distinto y contrapuesto al cuerpo y el autor clásico en esto es Platón, lo está haciendo en una sociedad en la cual ya los estamentos sociales están completamente separados.

La autocuracion por el reiki

La apertura como canal para el reiki no es ningún atajo para llegar a una supuesta iluminación y no puede reemplazar de ningún modo el esfuerzo propio y la disciplina para alcanzar un nivel de mayor plenitud o perfección. Nadie se convierte en sabio por el hecho de haberse iniciado en el tercer grado de reiki. Ni siquiera un maestro de reiki. La soberbia y la omnipotencia no ayudan a encontrarse sino a perderse. Ser maestro de reiki implica que uno está dispuesto a recorrer el reiki-do, el camino del reiki. Y para eso es necesario practicar la autocuracion con reiki, el tratarse a sí mismo en lugar de curar a otra persona. En consecuencia, debe acostumbrarse a darse reiki a sí mismo todos los días.

Armonizar su situación negativa

Y cuando acontecen los pesares y las dificultades arrecian, vivir en Reiki te permite discernir y ubicar qué es lo bueno de una situación negativa. Y si la mente te tiene prisionero y te agobia con preocupaciones, allí está Reiki para recordarte que la Creación te regaló la vida para que crees el Paraíso aquí, en la Tierra. Descubre en Reiki que, amar incondicionalmente, no es una ingenuidad. Estar al servicio de los demás es una bendición, un modo de vida que uno elige. Puedes elegir odiar y negarte a todo durante las 24 horas.

Elige en Reiki, no esperar a que el miedo o los golpes de la vida te hagan avanzar. El camino del faquir que duerme en cama de clavos no es para mí ni para ti. Con el dolor se crece, pero en Reiki también. Digo en Reiki porque hay dos maneras de verlo: la primera consiste en que, armonizar con Reiki es tenerlo como una herramienta más: hoy es Reiki, mañana otro recurso más del supermercado de las terapias. Sentirse bien con pastillas químicas o con yuyos naturales es lo mismo: son amuletos de uso externo, casi feticherías.