Archivo de la categoría ‘Enfermedades’

Prácticas indicadas para combatir la Hipocondria

EJERCICIO PREVIO A LAS POSICIONES.
Colocar las palmas de las manos, enfrentadas, en la posición denominada Gassho, por tres minutos. Esta postura puede hacerse sentado o de pie.
BENEFICIO: este es el primer paso para que la mente y el cuerpo se “abran” hacia la serie de ejercicios. Se logra un grado de conciencia total, que impulsa a realizar correctamente cada paso indicado.
PRIMERA POSICIÓN.
Sentados, colocar las manos cruzadas sobre el pecho, durante 5 minutos.
BENEFICIO: con este ejercicio el individuo fortalece su autoestima y su persona, activando los canales de energía.
SEGUNDA POSICIÓN.
En la misma postura, llevar las manos a la altura del ombligo, durante 5 minutos.
BENEFICIO: la energía se equilibra y la persona se calma, alejando todos los miedos que la aquejan.
TERCERA POSICIÓN.
Para finalizar, colocar ambas manos con las palmas abiertas, a la altura de la nunca, como si la “estuviera sosteniendo”. Permanecer así por 5 minutos.
BENEFICIO: los malos pensamientos se alejan, no sólo promoviendo el bienestar de la persona, sino equilibrando su relación con quienes lo rodean.

Reiki contra la Hipocondria

Hay personas que creen sufrir todas las enfermedades juntas. Experimentan todos los síntomas, se interesan por todos los temas relacionados con la medicina, y permanentemente se autodiagnostican los peores males. En estos casos, este tratamiento de Reiki busca alejar los malos pensamientos y ayuda a tener una visión positiva de la vida.
El “enfermo imaginario” es un caso difícil de tratar. Siempre va a encontrar coincidencia entre la más mínima molestia y la sintomatología de cualquier patología que lea o conozca. Así, vive hablando de sus males, comparando dolores e incentivando a los demás a que cuenten sus propias experiencias con las enfermedades. A través del Reiki, no sólo es posible actuar sobre el individuo sino, además, sobre quienes lo rodean que, muchas veces, terminan cansándose de esta personalidad tan demandante y absorbente.

BENEFICIOS INTERNOS Y EXTERNOS.
El Reiki actúa en la mayor parte de las necesidades humanas. En este caso, va a actuar sobre la persona que se hace el tratamiento y sobre el entorno, con el cual se relaciona. Esto es importante, ya que dentro de esta técnica oriental, la mayoría de las posturas son sólo para el individuo. No tienen efecto en el entorno más que el indirecto. Sin embargo, aquí se logra un doble beneficio.
Estas posiciones brindan armonía en las relaciones, ayudando a mejorar la vida laboral, social y de pareja. La forma de colocar las manos sobre el cuerpo, hace que incorporemos al entorno como parte de la sanación personal. Así, la persona se encontrará con un entorno más comprensivo, ya que al emitir pensamientos negativos, los demás reaccionan con hostilidad.
Con practicar los ejercicios una vez por semana, es suficiente para empezar a notar los cambios, como, por ejemplo, un sueño reparador y sin sobresaltos.

Cicatrizantes

Cicatrizantes
A las distintas aplicaciones locales, debemos añadir las acciones cicatrizantes y favorecedoras de la recuperación del tejido epitelial lesionado. Para desarrollar esta acción, hay una gran cantidad de plantas, cuyos principios activos presentan estas funciones en mayor o menor grado. Entre este grupo se encuentran la manzanilla, la caléndula, la cola de caballo, el hamamelis, el escaramujo y la zarzamora.

Plantas antisepticas para la infección

Antisepticas
Además de aquellos principios activos de aplicación local, es interesante mantener al organismo en actitud de defensa frente a las sobreinfecciones. generalmente bacterianas, que se suelen presentar sobreañadidas a los cuadros de micosis cutánea. De ahí la importancia de mantener un tratamiento general de fondo con propóleo, que mantendrá una barrera de defensa contra los agentes infecciosos. También es importante el apoyo terapéutico con caléndula, lavanda, romero y tomillo. En cualquier caso, no debemos olvidar la importancia de la función antifúngica ya citada.

Sudor de pies

Antisudorificas
Son plantas cuyos principios activos frenan la eliminación de sudor en exceso a través de la piel. Esta acción es muy importante, puesto que ayuda a mantener la piel seca, evitando la proliferación y cronicidad de estas lesiones. Con estas funciones podemos encontrar fácilmente en nuestro entorno el roble, el ciprés y la salvia.

Verruga vulgar

Dentro del grupo de las verrugas, la llamada verruga vulgar, localizadas en la palma de la mano y la planta del pie, son las más frecuentes. Estas últimas son muy dolorosas a la presión e impiden frecuentemente la deambulación. Se suelen presentar de forma aislada aunque, no obstante, se han visto enfermos con zonas más o menos extensas, formadas por la acumulación de múltiples verrugas. Estas verrugas virales no tienen un agente terapéutico determinado y, realmente, el único tratamiento elicaz es la destrucción. Pero en la actualidad hay múltiples procedimientos alternativamente utilizados con distintos resultados.

Las verrugas en el piel

En la actualidad, la dermatología admite la aparición o formación de pequeñas tumoraciones debidas a crecimientos de la piel causadas por virus. Estas afecciones son las conocidas verrugas, cuya frecuencia es muy grande, ya que se las encuentra a cualquier edad y en ambos sexos. Son contagiosas, autoinoculables (autoinfección del mismo individuo de una parte de la piel a otra) y su aspecto varía con el volumen y con la localización. También se ha emitido la hipótesis de la existencia de un terreno favorable, ya que los experimentos para intentar transmitirlos por inoculación a voluntarios no siempre han sido exitosos.

Algunos autores hacen particular énfasis en que un déficit de magnesio favorecería su anidación, pero del mismo modo que las investigaciones de la administración de magnesio ha dado resultados muy contradictorios, lo que sí parece cierto es que la permanencia de la humedad local se determina como la causa de aparición de las verrugas. No es extraño, por ejemplo, observar verrugas en las palmas de las manos o en las plañías de los pies, en aquellas personas que frecuentan la piscina, el lugar más apropiado para la contaminación de las micosis y verrugas.