Archivo de la categoría ‘energia corporal’

Absorcion de energia

¿Qué hace la persona que proporciona reiki? Exactamente eso: da reiki. No es sin embargo un curandero o un santo, sino que es simplemente un canal, un médium que facilita la absorcion de la energia vital universal y por consiguiente, la curación. Nosotros no curamos mediante el reiki, sino que el reiki cura a través de nosotros. El canal de reiki se limita a dirigir la fuerza sobre la persona necesitada de energía, la cual la recibe y la absorbe. Lo más correcto sería decir que la atrae. Al suceder esto, la energía se abre camino por sí sola hacia los lugares donde existen bloqueos o enfermedades. La carencia o pobreza de energía atrae como un vado a la fuerza que va penetrando.

La vibración de la energia Ki

Puede bajar toda la energía que quiera que, nos quema a todos, pero no nos sirve. Es necesario que esa energía pase a través de una estructura como la nuestra, que tiene centros de energía que la transforman y la hacen aprovechable para la vida humana. Tal cual como está, a nosotros no nos sirve y a las plantas tampoco. Ellas tienen sus centros de energía, los animales tienen los suyos, o sea, tienen la forma de protegerse de la energía en bruto; la energia Ki o como la llame cada estudioso es una energía de alta vibración que, sola, tal cual como está, es dañina, no mala, sino

que en realidad es como el Sol: solo no es malo pero nos perjudica; la capa de ozono es nuestra garantía de que el Sol no nos dañe. Los centros de energía son la garantía para que la energía vital no nos dañe, por lo tanto, esa energía necesita de los canales que somos nosotros. De ahí que, al transformarse, esa energía produce un efecto en la persona receptora, siempre que pase a través de nosotros. Entonces, yo tengo que ser un canal lo más desbloqueado posible, lo más elevado posible, para que esta energía tenga la máxima expresión en lo que yo estoy haciendo.

Experiencia de gratitud por el Reiki

Conectarse con la energia corporal de Reiki a distancia es entrar en otra frecuencia, y de verdad que surge en cada uno de nosotros la experiencia de gratitud, si bien estamos enviando, ayudando a que la vibración de la otra persona, mejore de todos los contenidos mentales que lo aprisionan. En esa conexión, también hay mucho de amor, pero no amor filial ni de otro tipo, sino el amor compasivo, benevolente, que es la esencia de la energía Reiki y la herramienta curativa por naturaleza.

Ahora, vamos a sostener imaginariamente entre nuestras manos a todas aquellas personas que tengamos cerca y que necesiten ayuda, incluidos nosotros o a todos los seres del universo como una opción, y vamos a enviarles mentalmente esta frase: Que estén libres de todo peligro, que estén libres de todo peligro, que estén libres y protegidos de todo peligro, quedándonos unos minutos en esa posición.

Aprender y no acumular conocimientos

Aprender distintas técnicas que agregan conocimientos a los que ya tenemos, es crecer. Si uno está cómodo con lo que tiene, está bien. Si no se siente cómodo y quiere ver algo más, tiene que avanzar. Cuando uno está cómodo con lo que tiene, debe quedarse donde está, pero si uno siente que hay una necesidad de crecer, que hay otras cosas, es el momento de dar el paso.

Ayuda para las emociones negativas

El momento en que sientas que las cosas están bloqueándose, puede ser durante la noche o no. Es cuando uno percibe que empieza a tener emociones negativas, no necesariamente generadas por uno, sino que puede ser alguna persona o situación que esté pensando mal en ese momento. Entonces, uno empieza a recordar los símbolos. Eso puede hacerse las veces que quieras en el día. Una vez que lo practicaste dos o tres

veces, después, con sólo tener presentes los símbolos de Reiki, ya está, porque se hace hábito. Cuando te empiezas a enojar, a sentirte deprimido, ese es el momento de usar Reiki, sacando fuerzas de donde sea, siempre y cuando ese envío negativo del otro no esté minando la voluntad, porque si mina la voluntad de uno y uno no despierta rápido, ni siquiera va a tener fuerzas para pensar en Reiki.

Energia de Reiki de maestro a paciente

La figura sigue igual, siempre es la misma, el variable soy yo. Entonces, si bien la energia Reiki siempre está presente en mí el efecto técnico siempre está técnicamente voy a dar Reiki, la persona va a recibir, etc., pero el máximo efecto se produce efecto de sanación no de relajación (el de relajación se produce siempre, aunque yo sea un descreído), cuando hay confianza. Cuando una persona tiene plena confianza en su terapeuta, avanza; cuando no le tiene mucha confianza y no se abre, no avanza, y así con cualquier profesión. No tenes mucha confianza en el jardinero y le vas a encontrar todos los errores y a pensar que es malísimo, que te arruina todas las plantas, o tampoco en la lavandera o en el comerciante de la esquina. Pero cuando le tenes plena confianza, así esté vencido un día lo que te compraste, decís: Bueno, en realidad es lo mismo.

Urgencias de salud de amor y alimentos

En la época del creador del método Mikao Usui (1865-1926) había urgencias: de alimentos, de salud, de prosperidad, de amor. Para Usui, el camino era guiar a la persona, de modo que ella misma pudiese descubrir que toda la fuerza que necesita para superar las dificultades reside dentro. Reiki fluye solo. No necesita de nuestra mente ni de nuestra concentración. Sólo dejar que las manos transmitan la energía amorosa y reparadora que el Universo nos regala.

Descubrir sensaciones nuevas con el paso del tiempo

La natural capacidad humana de absorber y transmitir la energía del cosmos, que tenemos cuando somos chicos, ese asombro que nos causa el descubrir sensaciones nuevas, maravillarnos con la naturaleza, se va perdiendo cuando crecemos. Nadie nos inicia en el conocimiento del por qué de este viaje humano. Nadie (o casi) celebra con contenido profundo los cambios de estaciones. Y esos canales abiertos a la energía del Universo que, cuando niños, están en plenitud, se olvidan. El foco pasa a estar en lo externo, en lo artificial, en el consumo. El por qué y para qué de nuestra existencia deja de ser un tema importante y trascendente.

Energia vital por el nombre de Reiki

Así como los humanos (y las humanas) de otras épocas usaron esta fuerza suprema de la naturaleza conocida como energia vital, un sabio japonés Mikao Usui, le dio el nombre de Reiki, y descubrió que, a través de las propias manos, se puede trasladar esta fuerza a sí mismo y a otros. Nuestros cuerpos están formados a partir de esa energía del sol. La materia representa sólo la parte visible, el resto es tan hermoso como lo que se ve y necesita del mismo cuidado: una infinita red de centros y canales por donde fluye la inmensidad del cosmos. Y eso nos da vida. Nos permite crecer, pensar, amar, crear. Nuestros cuerpos vibran y se llenan de esa luz, hasta cuando dormimos. También en ese momento recibimos energía, y no nos damos cuenta. El Universo nos cuida. El Universo te cuida. No estás solo aquí y ahora.

La energia del sol representa el Reiki

Nada se compara a esa maravillosa hoguera que cada día consume toneladas de su propia materia. Esa maravillosa descarga de energía, esa transformación masiva del sol, es recibida por las plantas, los animales y todo ser viviente. Esa energia del sol es Reiki. Todos los pueblos nativos utilizaron estas fuerzas, conscientemente, a través de distintos métodos y le pusieron distintos nombres: Ki, chi, prana, mana, baraka, pneuma. Y no solamente se beneficiaron con ella, sino que se reconocían como parte de la Creación mediante su uso, reverenciando su origen supremo, más allá de las creencias. Reiki nos conecta con la abundancia, la paz y la plenitud que nos brinda con amor pleno este Universo. Nos permite reconocernos como parte de él y cuidarlo y amarlo como nuestro hogar común, recuperando la vida humana y su tránsito sobre esta tierra, como una experiencia mágica y sagrada.