Archivo de la categoría ‘El Feng Shui’

Sthapatya Veda

Los sabios chinos no fueron los únicos que descubrieron cómo distribuir los espacios para vivir en armonía con lo que nos rodea. Una arquitectura con principios similares surgió en la India. Se llama Sthapatya Veda y es una ciencia milenaria hindú que prescribe cómo debe ser diseñada la estructura arquitectónica y el diseño holístico, para que sus habitantes vivan o trabajen en un lugar positivo.

Esta disciplina sostiene que, como el ser humano es cósmico, todo acerca de la vida individual debería estar en completa armonía con el Universo. El diseño que se propone otorga fórmulas y orientaciones para que las construcciones provean energía cósmica a quienes vivan en ese lugar y les permitan alcanzar paz, prosperidad y salud.

Feng shui de la India en el hogar

Feng shui en el hogar: Así como el Feng Shui el arte de armonizar los ambientes de una vivienda- nació en China dos mil años antes de Cristo, el Sthapatya Veda se desarrolló entre los hindúes mucho tiempo antes, creando una arquitectura que respeta las leyes de la naturaleza para construir viviendas y diseñar espacios.

Significado del Feng Shui

Significado del Feng Shui: vientos suaves sobre aguas calmas. Los chinos dicen que este arte es como el viento, que no se puede entender, y como el agua, que no se puede agarrar. Originario de China, el Feng Shui analiza el diálogo que establecemos cada día con el entorno: nuestra casa, nuestra ciudad, el lugar en que trabajamos. Recién en este siglo fue incorporado en Occidente por glandes maestros como Tomas Lin Yun.

La premisa básica es que, si establecemos una relación armónica y cooperativa con nuestro entorno, aumentamos nuestras posibilidades de tener éxito en todas las áreas de nuestra vida. Esta ciencia arte consiste en la armonización de las energías de la casa, oficina, empresa, lugar de trabajo, etc., devolviendo al lugar el necesario equilibrio de dichas energías, por eso es muy utilizada en grandes empresas multinacionales como ciencia para tener una vida armoniosa y próspera.

Elementos radiactivos en nuestro hogar

Muchas veces convivimos con elementos radiactivos cuya radiactividad ni siquiera sospechamos. Los primeros televisores a color emitían rayos X; hoy ya se ha eliminado casi por completo ese problema. Si uno utiliza un sol de noche (lámpara de camping) debe saber que el material que se pone incandescente contiene torio; una vez utilizado y, en el momento de desecharlo, conviene no tenerlo mucho tiempo en la mano.

La cerámica y la alfarería, dependiendo del origen de las arcillas, pueden contener elementos radiactivos. Muchos mármoles utilizados en pisos y mesadas de cocina presentan altos niveles de radiactividad. El radón es un gas incoloro e inodoro que emerge de la tierra y se encuentra en el aire que respiramos. Dependiendo de aspectos geológicos, varían sus niveles de un lugar a otro. Se encuentra especialmente en zonas graníticas y en lugares de fallas geológicas.

Feng shui para su casa

Nuestro medio ambiente presenta un feng shui que el ser humano se ha adaptado. Ésta procede de desintegraciones de átomos radiactivos presentes de forma natural en la corteza terrestre (potasio, rubidio, uranio y torio) que, junto a los rayos cósmicos, han formado parte del medio ambiente donde los organismos vivos han evolucionado. Vivimos bajo la radiación procedente del cosmos y de la tierra. El terreno emite la mayor dosis radiactiva, con valores que varían entre un 30 y un 50 por ciento del total que recibimos, según el tipo de materiales y la altura. La radiación cósmica (partículas solares) supone una dosis de entre el 10 y el 15 por ciento. A estas cifras, se le suman las que ingerimos a través de los alimentos en una casa y las que nos perjudican a través de materiales de la construcción y la medicina nuclear.