Elementos del lenguaje corporal

Cuerpo.
El cuerpo no es simplemente el “envase” que recubre nuestros huesos, músculos y órganos, ni tampoco es sólo un objeto, una cosa, con masa y forma. Ni siquiera es únicamente un ente sensible que recibe y transmite sensaciones, produce lenguaje, intenta comprender al mundo y se comunica con el exterior.
En realidad, el cuerpo es la conjunción de estos tres aspectos. Se trata de una entidad tanto física como biológica y creativa. No es posible concebir una sin la otra, ni podrían existir o funcionar cómo lo hacen sin el apoyo que se brindan mutuamente. El hombre es un ser complejo y que combina estas múltiples existencias. El ideal de comunicación los utiliza y combina a todos.
La hbertad y autonomía con que estos tres elementos se desarrollan en cada individuo es algo muy difícil de describir. La personalidad y las características de cada uno dependen de la forma en que se relacionan, bloquean y expresan. La expresión corporal intenta que todos estos aspectos sean parte de la vida del hombre, para que pueda comprender su verdadera esencia en forma integral y completa.

Energía.
Por energía se entiende a la capacidad que tiene el cuerpo para producir movimiento a través de su sistema muscular. La expresión corporal busca alcanzar el máximo rendimiento de esta energía, con el desgaste justo e indispensable, orientando a la persona para que haga uso adecuado de ella.
La energía es, entonces, el motor del proceso que nos permite movernos. Para conseguir que el cuerpo aproveche la energía que posee es necesario concentrarse y ubicar los centros de apuntalamiento, ya que el hombre tiene la capacidad de realimen-tarse de energía por medio de sus articulaciones. Cuando la fuerza está bien ubicada, se siente como la energía se desplaza de un lugar a otro y produce los movimientos. La expresión corporal intenta que cada individuo sea consciente de este desplazamiento y pueda sentir en toda su plenitud los cambios que se producen dentro y fuera de su cuerpo.
El desarrollo de esta práctica hace posible desarrollar y mantener los reflejos y los centros de fuerza en el movimiento, además de brindarnos más resistencia y asegurarnos un mejor rendimiento de nuestra energía. La realimentación se asegura así. Puede suceder, especialmente cuando por primera vez se practica la expresión corporal, que no se logre sentir a la energía transitando por el cuerpo. Es necesario repetir las experiencias cuantas veces sean necesarias, hasta lograr nuestro objetivo.

Etiquetas:

Deja un comentario