Educación para el pensamiento

En la roca del autoritarismo, se estrellaron todas las escuelas.
Los actuales sistemas escolares no ayudan a la juventud a más inteligencia, a hacer del mundo un hogar digno para todos.
En el mejor de los casos, tratan de que los alumnos sean más intelectuales. Informados de los últimos jingles, marcas e indigencias de la “familia” vendedora de turno de los distintos medios llamados “de comunicación”. Se van transformando en bilingües, en bostezos y ronquidos.
Abundan instituciones comerciales, selectivas, llamadas “educativas”, exigentes en la mera puntualidad de los pagos. Condición habilitante para promover, no para liberar mentes. Jibarizan, reducen cabezas.

Etiquetas:

Deja un comentario