Las enseñanzas del Tao

“El Tao no es más que un dedo que señala el camino y, en él, lo primero que se aprende es cómo vaciar y silenciar la mente cuando no se la necesita. Así se puede dirigir esa energía hacia los órganos para mantener y aumentar la vitalidad. Es fundamental aprender a conservar la energía original o Chi, porque eso es lo que orienta todas nuestras acciones”.

Orgasmo múltiple.
“La sexualidad del hombre, sobre todo del occidental, se ha centrado en el objetivo de conseguir la eyaculación renunciando al placer de las cumbres orgásmicas sostenidas. Es más, el occidental ha identificado orgasmo y eyaculación hasta tal punto que le resulta imposible separar ambos procesos a pesar de que, de hecho, es sencillo”.

Etiquetas:

Deja un comentario