Como usar la estrella en la meditación mer-ka-ba

Completado el primer paso, que es mejorar nuestro desempeño en la tercera dimensión, se comienza a visualizar una esfera alrededor del corazón, que es la zona de conciencia que conecta con la cuarta dimensión.
Luego de establecer este conjunto geométrico se rota la estrella a un tercio de la velocidad de la luz y luego a dos tercios, para que los discos de la estrella de David se achaten y se conviertan en una nave mer-ka-ba de conciencia.
La velocidad final de giro de esta nave es de nueve décimos de la velocidad de la luz, que es la velocidad máxima que registra la conciencia en tercera dimensión y equivale a la velocidad de giro del electrón alrededor del átomo.
Como vimos, un dato fundamental es que la meditación mer-ka-ba es producto de unir las dos energías fundamentales del Cosmos: el amor y la geometría sagrada.

Recordemos que el amor es la energía de abundancia que circula en todo el Universo y la geometría es su aspecto estructural. Lo geométrico toma la energía de amor y produce con ella formas inteligibles. Se puede decir que la geometría sagrada es la organización del amor. Por lo tanto, antes, durante y después de la meditación tenemos que estar constantemente en estado amoroso.
El estado amoroso es la expansión de nuestro Ser cuando captamos energéticamente nuestra esencia. Técnicamente se lama “inducción armónica”.
Debemos tener en cuenta que la activación geométrica dentro y fuera de nosotros sólo es posible con amor. La nave de Luz mer-ka-ba no es una máquina de hojalata a nuestro alrededor. Es más bien el sistema que utiliza la armonía para poder plasmarse en nuestro cuerpo físico a la vez que eleva la frecuencia de éste hasta igualarla con el alma. Su velocidad no es mecánica, sino que obedece a la elevación y a la velocidad de comprensión que ha alcanzado nuestra conciencia.

Etiquetas:

Deja un comentario