Jahara

Dar una sesión de Jahara es sostener la cabeza y guiar el cuerpo de la persona, que “viaja”, aplicando unos principios a la vez simples y muy rigurosos, para cuidar en todo momento la alineación y el bienestar del receptor, a la vez que se cuida la propia postura, y se trabaja desde el eje, centrado y atento. Con la ayuda de un flotador debajo de las rodillas en determinadas maniobras, el sostén del terapeuta apunta sobre todo a expandir la columna vertebral desde la conciencia de la postura correcta de las cervicales, con el cráneo del receptor apoyado en el brazo o la mano.

Poder tener acceso a esta terapia sumamente novedosa, creada por el terapeuta brasileño Mario Jahara, maestro zen de shiatsu y watsu, sobre la base de años de investigación y experiencia práctica, es un privilegio que no sólo se concede a los habitantes de los países más avanzados en materia de terapias acuáticas, sino también a los que vivimos en Argentina. Aquí también se realizan sesiones, y se dictan cunos de esta excepcional especialidad, dirigidos tanto a terapeutas y kinesiólogos como a personas que disfrutan del agua y quieren explotar otros aspectos de sus poderes sanadores.

Etiquetas: , ,

Un comentario para “Jahara”

  1. Lyndee dice:

    You can always tell an expert! Thanks for cotnritbunig.

Deja un comentario